“Estar en Castilla-La Mancha tiene muchas ventajas”

A punto de cumplir los treinta años Alejandro de Miguel tiene ya su nombre en el mundo de la alta costura en nuestro país. Y todo ello desde Miguel Esteban, una localidad ubicada en la Mancha toledana que el diseñador no quiere dejar puesto que aquí está “su ser, sus costureras y su sentido del trabajo y la dedicación”. Clientas de toda España llegan hasta Miguel Esteban para dejarse llevar por las sabias puntadas de este modisto manchego que tiene repartidos más de cuatrocientos puntos de venta por todo el país.

“Creo que no soy divo ni me gustaría serlo nunca”. Intentamos entrar en el universo de sedas, hilos, bordados y dedales del taller de Alejandro de Miguel en Miguel Esteban. Al modisto manchego le puede su timidez cuando habla del éxito de sus creaciones y de sus clientas, “yo soy un currante que domino todo el proceso de creación de un vestido, desde el diseño, hasta la última puntada, sin olvidar el patrón y el corte. Y es en ese escenario donde realmente estoy a gusto”.

Desde La Mancha a las grandes portadas de las revistas de moda y vistiendo a gente muy importante de la sociedad española ¿esto como se hace “sin salir” de Miguel Esteban?
Con mucho esfuerzo y mucho sacrificio. Llevo desde los dieciséis años trabajando en el taller de mis padres, luego estudié diseño de moda en Madrid y siempre luchando mucho. Te tiene que gustar tu trabajo, éste es un mundo muy sacrificado y muy competitivo y para sacarlo adelante te tienes que dejar la piel y echarle muchas horas.

Imagino que cuando estaba estudiando en Madrid, algún profesor o compañero de promoción si que le pudo plantear que desde Miguel Esteban no se hacía un negocio como el suyo.
Si, aún me lo siguen diciendo. Piensan que por estar en un pueblo de Toledo tienes más dificultades para acceder a las grandes tiendas y para distribuir tu trabajo, pero bueno si sabes hacerlo bien y hoy en día con Internet y los grandes medios de transporte que existen todo es más fácil, cercano y posible. A mi la verdad es que me va muy bien. Además hay otras grandes ventajas como por ejemplo tener unas grandes costureras que tienen mucho oficio y son de aquí de Miguel Esteban, tienen ese tacto especial para hacer un trabajo único, exclusivo y artesanal inherente a las prendas de alta costura.

Su éxito puede ser ejemplo para otros jóvenes empresarios de la región que se están planteando salir quizás a los grandes núcleos urbanos para impulsar su empresa.

Realmente hay que trabajar en el lugar donde uno se siente a gusto. En mi actividad vital y profesional una prioridad es la calidad de vida, yo estoy muy a gusto en mi pueblo y con las nuevas tecnologías se puede llegar a cualquier punto de España. Sólo hay que buscar la promoción y los canales de distribución adecuados. Además estar en Castilla-La Mancha tiene muchas ventajas, los trabajadores, siempre hablo de mis costureras son muy buena gente, siempre arriman el hombro cuando hay que terminar un trabajo y creo que en Madrid o en otras grandes capitales la gente está más dispersa, más ajena, digamos que se involucran menos con un proyecto. Yo animaría a todos los empresarios a que apuesten por su pueblo o por su localidad de origen.

Fuente: http://pagina.jccm.es/revista/sitio/index.php?option=com_content&view=article&id=2771&Itemid=2529

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están deshabilitados por el momento.